jueves, 4 de agosto de 2016


Doce años después de que la Fuerza Aérea chilena ingresa a la era del reactor, el Alto Mando decide crear un nuevo Grupo de combate, designándolo GRUPO DE AVIACIÓN N° 12 y destinándolo a la zona sur austral del país. Así, el 16 de Diciembre de 1966 nace la Unidad de Combate chilena más austral del mundo, basado en el entonces nuevo aeropuerto "Carlos Ibáñez del Campo".

por Sergio Pulgar

    Las primeras aeronaves asignadas, bajo el mando de su primer Comandante de Grupo Jacobo Atala Barcudi, comienzan a llegar a principios de 1967. Estas fueron F-80C de caza y bombardeo y T-33 de entrenamiento; asimismo se asignaron los dos RT-33 de reconocimiento fotográfico.



    Después de siete años de servicios en la zona, en 1974, se ordena la baja del material F-80C/T-33A, debido a fatiga del material y ante la dificultad de recuperarlos satisfactoriamente. Dos años después, en la misma fecha de su creación, el Grupo N° 12 es desactivado y gran parte de sus integrantes son reasignados a las Unidades dotadas del nuevo avión de apoyo aéreo estrecho, A-37B basadas en el norte del país.

   Pero esta desactivación no alcanzaría a durar un año, ya que debido a las consecuencias del desacato argentino al resultado del laudo arbitral de 1977, por la soberanía de las islas atlánticas de la desembocadura del Canal Beagle; se ordena su reactivación, asignándole los DRAGONFLY que estaban asignados al Grupo N° 4 en Iquique.




    En 1980 se determina que todo el inventario de A- 37B sea destinado a las Unidades del sur, en Temuco y Punta Arenas. En lo concreto, solo el Grupo de Aviación N° 12 sería el destinatario del pequeño y ágil avión de ataque a superficie. Esta aeronave marcaría un ciclo de casi treinta años en Chabunco, dejando un grato recuerdo en sus tripulaciones y personal de mantenimiento y apoyo.

     Singularmente y como ya sucediese en 1976, en 2009, la partida de los A-37B/OA-37B determinaba el receso de la Unidad, pero pronto estaría operativa, esta vez recibiendo a los ya también legendarios F-5E/F, en su versión TIGRE III. Estos ágiles interceptores que habían sido incorporados en 1976 y asignados al Grupo de Aviación N° 7, en el desértico norte chileno, continuaban su carrera en las frías tierras magallánicas.

      Desde Marzo de 2010, su estilizada figura es parte del sistema defensivo de la Cuarta Brigada Aérea, donde opera hasta el presente.



      Este 16 de Diciembre de 2016, cumplirá cincuenta años de servicio en Chile, la Unidad de combate más austral del mundo, por la que han pasado una gran cantidad de Pilotos y Mecánicos, lo cuales han construido con su sacrificio y vocación, los cimientos de los TIGRES de la PATAGONIA CHILENA.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada